Cómo una vacuna contra la tuberculosis de un siglo de antigüedad podría ayudar a combatir el nuevo coronavirus