Un hospital chileno pretendía excluir a personas con VIH de atención de cuidados intensivos