Mientras el coronavirus acapara atención, el tratamiento de la tuberculosis se estanca