Pacientes recuperados de Covid-19 siguen en peligro: recaída puede llevar a la muerte