Un nuevo estudio explica la alta resistencia de Mycobacterium Tuberculosis a los fármacos y a la inmunidad