Las nuevas recomendaciones de la OMS para prevenir la tuberculosis aspiran a salvar millones de vidas