La COVID-19 desplaza a la tuberculosis como la enfermedad infecciosa que más mata